BARCELONA

 

 

   
Ver mapa más grande


   

UBICACIÓN: Separada de Francia por los Pirineos al Norte, limita con el mar Mediterráneo al Este, y las comunidades autónomas de Aragón y Valencia al Oeste y al Sur respectivamente.

POBLACIÓN: La ciudad tiene una población de 1.700.000 habitantes, siendo la ciudad más poblada de España por detrás de Madrid. El área metropolitana de Barcelona está constituida por 36 municipios con una población en total de 3.300.000 habitantes.

CLIMA: Eminentemente mediterráneo que le ofrece una temperatura media anual de 15,6° C, 9,9° C en invierno y 23,5° C en verano.

GASTRONOMÍA: La cocina en Barcelona presenta como platos más típicos guisos como la escudella i carn d'olla, potaje con verduras, arroz, fideos y patatas, servido como sopa, el cocido con judias blancas, que incluye butifarra (tradicional salchicha catalana), pilota (masa de carne de vaca), pan, huevo y especias, o similares versiones como faves a la catalana o botifarra amb monjetes, y el arroz a la cazuela, parecido a la paella valenciana.

ELECTRICIDAD: La corriente eléctrica más usada es la de 220 voltios y 50 Htz, aunque en las casas más antiguas es posible encontrar de 125 voltios. Los enchufes en Barcelona son de tipo europeo, es decir cuentan con dos salidas redondas.

IDIOMAS: En Barcelona existen dos idiomas oficiales, el castellano y el catalán.

MONEDA: Al igual que en toda España y la mayor parte de Europa, la moneda oficial de Barcelona es el Euro (€)

 

ATRACTIVOS TURÍSTICOS:

          Barrio Gótico: El centro del barrio Gótico lo constituye la Plaza de Sant Jaume, cuyo origen se remonta a los tiempos de dominación romana en España. Fue foro romano, y en ella se cruzaban las dos vías principales, "Cardus" (hoy calles del Bisbeel y de la Ciutat) y "Decumanus", (hoy calles de Librería y Call). En todo el barrio pueden apreciarse restos de la muralla de defensa de aquella época, como la puerta de La "Placa Nova". En esta plaza se encuentran: el Palacio de la Generalitat y el Palacio del Ayuntamiento. En la Calle Paradís, en el suelo, se puede aún ver una piedra de molino que señala el lugar más alto de la colina Táber, lugar habitado antes de los romanos por la tribu ibérica de los layetanos. Otro punto central de este barrio lo constituye la Plaza del Reí, donde como monumentos más destacados se encuentran el Palacio Real Mayor, la Iglesia de Santa Ágata y el Palacio del Archivo de la Corona de Aragón. Muy cerca está La Catedral de Barcelona: La Catedral Gótica de la Santa Creu data del siglo XIII, pero la fachada de falso gótico no fue terminada hasta el año 1880. Al entrar en la catedral se puede notar de inmediato su amplitud y espacio, llenos de una sensación de una humildad espiritual. La Catedral está dedicada a Santa Eulàlia, la cual fue ejecutada por los Romanos por su fé católica. Existe también el Museo de La Catedral que contiene una variedad de pinturas religiosas del siglo XV. También, los palacios medievales de Casa dels Canonges, de la Pia Almoina y del Ardiaca.

          Las Ramblas: Este bulevar de 2 km., entre la Plaza de Cataluña y el puerto, es el mejor escenario para conocer la esencia de Barcelona. En ella, encontramos el espectáculo más variopinto: Paseantes, de todas las edades y condiciones sociales, numerosos quioscos de flores, frutas, o pájaros, el limpiabotas, la fuente de Canaletes (donde uno ha de beber para "convertirse en barcelonés"), teatros ambulantes, galerías comerciales, cafeterías, terrazas y teatros. De gran interés, comenzando por la parte alta, son: La Academia de Ciencias en el piso superior del teatro Poliorama, en sus bellos salones tiene una biblioteca y un gigantesco reloj de 1868. La Iglesia de Betlem, gótica y barroca, y el Palacio de Moya, con grandes salones y pinturas murales, frecuente escenario de exposiciones. El Mercado de La Boquería, Plaza porticada cubierta por un gran techo de hierro y cristal, que cobija el mercado más rico y animado de la ciudad. Y la "Pla de la Boquería", antiguo centro de la ciudad. El Palacio de la Virreina, hoy sede del Departamento de Cultura del Ayuntamiento, donde se celebran importantes exposiciones de pintura y escultura, la Casa Bruno Cuadros, son su dragón y su paraguas en la fachada. Por último, La Placa Real, plaza porticada, con palmeras, fuentes y tiendas de lujo. Fue construida a mediados del pasado siglo en el solar de un convento. La que fue sede de la burguesía hasta 1900, hoy lo es de artistas. Con sus cervecerías y bares, tiene un público variopinto, en el que no faltan los marginados. Es interesante visitarla en domingo cuando se celebra el mercado de sellos y monedas.

          El Puerto: Terminando en las Ramblas, donde empieza a oler a mar, nos encontramos con el tradicional y moderno puerto de Barcelona, presidido por la gran torre de Colón, a la que se sube en ascensor para divisar una preciosa panorámica de la ciudad. Inolvidable resultará cruzarlo con esas singulares barcazas llamadas golondrinas, o bordearlo por el balcón recientemente creado que es el Moll de la Fusta. Los imponentes barcos y ese frescor celeste del mediterráneo nos harán comprender a la Barcelona marinera. Paralelo al mar se encuentra esta avenida tan auténticamente barcelonesa que es el Paseo de Colón.

        El Ensanche: La gran zona central de la ciudad, formado por una cuadrícula de calles que se cortan perpendicularmente fenómeno único en el urbanismo europeo y obra del arquitecto Cerdá que extendió la ciudad multiplicándola por cinco con la finalidad de crear una ciudad idílica para los burgueses a las afueras. En ella se pueden disfrutar obras de Gaudí como La Sagrada Familia: Este es el edificio más famoso diseñado por Gaudí, indudablemente un emblema que identifica a nuestra ciudad en todo el mundo. Este templo --incompleto aún-- es básicamente una estructura de estilo gótico, con un simbolismo muy acentuado y de una decoración exuberante basada en estructuras geométricas regulares tomadas de formas naturales. Los trabajos de construcción del edificio continúan al día de hoy, financiados por las cuotas de entrada de los visitantes, quienes pueden visitar el interior, incluso subir por las torres y presenciar la construcción de la genialidad más temeraria de Gaudí aún por desenvolver. El Parque Güell y el Palacio Güell, así como la Casa de les Punxes o la Casa Amatler de Puig i Cadafalch, entre sus numerosas riquezas arquitectónicas del modernismo. Puntos esenciales del ensanche son la Plaza de Cataluña de similares dimensiones a la del Vaticano, como gran exponente de la constante evolución arquitectónica de la ciudad ha sido renovada frecuentemente, la última vez en 1986, el Paseig de Gracia, amplio bulevar con plátanos y curiosos bancos modernistas y La Diagonal, llamada así por su forma de atravesar el ensanche.

        Montjuic: Monte que preside la ciudad y tiene a sus pies el puerto, llamado así por haber estado consagrado a Júpiter en época romana. Esta fortaleza del siglo XVII fue escenario de la Exposición Universal de 1929 y de los Juegos Olímpicos en el 1992. Sus jardines bellísimos cobijan un buen número de museos, el Pueblo Español construido para la Exposición, representa todos los edificios característicos de España. Lugar recreativo donde todos los días es fiesta. Destacan las fuentes luminosas, con espectáculo de luz y sonido.

          Tibidabo: A su cumbre, de 350 metros de altura, se asciende en funicular o con el tranvía azul, el último que se conserva en la ciudad. En su cumbre está un remodelado parque de atracciones, que cuenta con dos atracciones excepcionales, la montaña rusa y la cueva de terror, únicas en Europa por sus características.

          Parque de la Ciudadela: Jardines donde se realizó la Exposición Universal de 1868. Alberga el zoo, (uno de los mejores de Europa en número de animales y en acondicionamiento, con interesantes espectáculos) museos, el Parlamento de Cataluña, Escultura de la Dama del Paraguas, símbolo de la ciudad.

          La Barcelona de Gaudí :

Un emocionante recorrido por 12 monumentos, gran legado artístico que el genial arquitecto dejó a Barcelona, seguimos un itinerario que comienza en la Diagonal, pasando por Paseo de Gracia, dirección al mar y adentrándonos de nuevo en la ciudad para terminar en el relajante Parque Güell.