BRUJAS

 

 

   
Ver mapa más grande


   

CLIMA: En comparación con otras partes de Europa, tiene un tiempo bastante templado aunque los inviernos pueden ser helados con temperaturas cercanas a los 0ºC en la noche. Los meses más populares para visitar Bélgica van de Mayo a Septiembre cuando el tiempo es bueno, pero es también estación alta para turistas por lo que los que tengan aversión a las multitudes pueden preferir combatir contra el frio y visitarla en primavera u otoño.

IDIOMAS: Está dividida lingüísticamente entre el francés y el flamenco con un pequeño número de población que habla alemán, y las tres lenguas son consideradas idiomas oficiales.

MONEDA: La moneda de Bélgica, como en el resto de la Unión Europea, es el Euro, disponible en billetes de 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500.

ELECTRICIDAD: 200 voltios AC, 50Hz. Los enchufes son del tipo 2 patas redondas.

GASTRONOMÍA: Uno de sus platos favoritos son los mejillones acompañados de patatas fritas, otros platos; Carbonnades flamandes: Carne estofada en cerveza belga y Chicons au gratin: Endivias envueltas con jamón gratinadas con salsa de queso y Filet Américain: Carne picada que se sirve cruda, a veces sobre una rebanada de pan tostado.

COMPRAS: Las principales zonas comerciales de Brujas se encuentran entre ‘t Zand y Grote Markt o en la Plaza del Mercado. Brujas es especializada en la venta de encajes y chocolates.

ATRACTIVOS TURÍSTICOS:

·  Catedral de San Saviours: La construcción de la más aclamada iglesia de Brujas comenzó en el s. X con muchos añadidos en los s. XII y XIII y de nuevo en el s. XIX cuando una aguja fue añadida en lo más alto del campanario para elevarla hasta los 325 pies. El propósito de esto es que la catedral no quedase por debajo de la Iglesia de Nuestra Señora, localizada justo al lado. La Catedral de San Salvator, que está siendo restaurada actualmente cuenta con un gran número de exquisitos tapices y tumbas medievales. Los tapices de los muros de 1730 son especialmente bonitos y se acompañan de los dibujos originales sobre los que fueron diseñados

·  El Beguinage (Begijnhof): Localizado justo detrás del bonito Minnewater (Lago del Amor) el Prinselijk Begijnhof ten Wijngaarde ofrece paz del concurrido Brujas central. Fue establecido por la condesa Margaret de Constantinopla para albergar a las Begijns de la ciudad (mujeres religiosas semejantes a monjas que aceptan votos de pureza pero no así de pobreza prefiriendo ganarse la vida haciendo encaje y cuidando de los enfermos) desde 1937 la mayoría de las casas de Begijnhof han sido usadas para albergar a las monjas benedictinas del Monasterio Wijngaard. Una de esas casas, el Begijnhuisje, hoy sirve de museo documentando la secta Begijn y sus tradiciones. El patio del Begijnhof está abierto permanentemente y es gratuito mientras que el Bejinhuisje abre en estaciones y cobra entrada.

·  El Burg: El Burg está localizado a tiro de piedra del Markt y forma el centro administrativo de la ciudad. Esta atractiva plaza es hogar de una buena cantidad de bellos edificios en distintos estilos. De estos, el Ayuntamiento (Gotico Stadhuis) es el más impresionante con el añadido de ser ayuntamiento más antiguo del país construido a finales del s. XIV. Lo destacado del edificio incluye la Habitación Gótica intrincadamente decorada con su lujoso mobiliario y sus murales que documentan la historia de Brujas. El adyacente Antiguo Registro Civil (Oude Civele Griffie) cuenta con una fachada renacentista del s. XVI y alberga los archives de la ciudad mientras que la Casa de Provost (Proosdij) es un buen ejemplo de la arquitectura barroca del s. XVII. El Burg es aún más impresionante de noche cuando la iluminación resalta la belleza de sus edificios.

·  El Mercado: La mayoría de los lugares de interés en Brujas se concentran en la Plaza del Mercado, conocida como el Markt y el cercano Burg, otra plaza céntrica de la ciudad. Además de la abundancia de cafés y restaurantes, el Markt está rodeado por deslumbrantes ejemplos de antigua arquitectura incluyendo el la Casa del Palacio Provincial (Provinciaal Hof), el Market Hall y el Campanario. El Provinciaal Hof es un imponente edificio neo-gótico del s.XIX y actualmente sede del gobierno de Flandes oeste. El Market Hall formó el centro comercial de la ciudad entre los s. XIII u XVI y ahora es utilizado como centro de exposiciones por los marchantes de arte regionales. El Campanario es la atracción principal de la plaza con 84 metros de alto y con maravillosas vistas sobre la ciudad para aquellos capaces de subir sus 366 escalones. La parte baja de la torre de la campana fue construida en el s. XIII con las torretas y la parte superior añadidas en los s. XIV y XV respectivamente.

·  La Iglesia de Nuestra Señora: Este fascinante edificio fue construido durante tres siglos y es un buen ejemplo de mezcla de arquitecturas con varios estilos sobrepuestos al original del s. XIII. La iglesia cuenta con un campanario que es un icono con sus 122 metros (el más alto de Brujas y el segundo más alto de Bélgica) y es hogar de algunas magníficas obras de arte, de las que la más notable es la “Virgen y el Niño” de Miguel Ángel, una escultura de mármol localizada en la capilla del sacramento del ala derecha de la iglesia. Otros elementos que destacan son las tumbas góticas y del renacimiento temprano de Carlos el Valiente de Burgundy y su hija Maria de Burgundy localizadas en la sección del coro. El interior de la iglesia está cerrado a los visitantes el lunes.

·  Museos: Hacer una visita a un fabuloso museo, particularmente el Museo Groeninge, el Memling y el Gruuthuse.

·  Parques y Jardines: El parque más popular de la ciudad es el Minnewater donde a veces se celebran conciertos de rock en verano. El bonito parque está cercano a Bihijnhof a las orillas del Minnewater, o Lago del Amor. El lago está cruzado por un puente del s. XVIII que ofrece bonitos vistas de la ciudad y hace de santuario para los abundantes cisnes que anidad allí. El Koningin Astridpark es un parque particularmente agradable menos concurrido que el Minnwater. El Koningin Astridpark está a solo un paseo hacia el sur del Burg y una vez formo parte de los terrenos de la Abadía Franciscana. Aunque la abadía no continua estando aquí el parque merece la pena una visita por su paz y belleza y a veces alberga conciertos en un kiosco del s. XIX.