OSLO

 

 

   
Ver mapa más grande


   

UBICACIÓN: Oslo se encuentra en la cabecera del fiordo del mismo nombre. El fiordo, que es casi bisecado por la península de Nesodden frente a la ciudad, finaliza en el sur.

POBLACIÓN: Es la capital y la ciudad más poblada de Noruega, además de ser su centro político, económico y cultural. Tiene una población de más de 600.000 habitantes.

CLIMA: Oslo está situado en el extremo norte de Oslofjord, la cual tiene una gran influencia en el clima de la ciudad. La ciudad experimenta un clima continental húmedo con veranos cálidos e inviernos fríos.

MONEDA: La Corona Noruega (krone o NOK) es la moneda nacional de Noruega, siendo 1 krone igual a 100 ore. Los billetes se encuentran en denominaciones de 1000, 500, 200, 100, 50, 20, 10, 5 y 1 krones.

IDIOMAS: El idioma oficial de Noruega es noruego, que viene escrito en dos formas: Bokmal (noruego de Libro) y Nynorsk (el Nuevo noruego).

ELECTRICIDAD: 220 voltios CA, el enchufe estándar es redondo de dos clavijas.

 ATRACTIVOS TURÍSTICOS:

 Basarhallene, un edificio circular de dos pisos, cuyos porches de ladrillo albergaron el mercado de la ciudad en el siglo pasado.

· Domkirke data de finales del siglo XVII, aunque su torre fue rehabilitada en 1850; su exterior liso y severo contrasta vivamente con el interior de esta elegante catedral, con su sencilla nave de techo bajo y cruceros pintados en marrón, verde y oro.

· Stortinget, el edificio del Parlamento, una imponente construcción neorrománica que fue terminada en 1866. Está abierto al público, la obligatoria visita guiada muestra poco más de lo que ya se puede atisbar desde fuera. El estrecho trozo de parque situado delante, Eidsvolls plass, flanquea Karl Johans gate y, junto con los jardines situados un poco más allá, es uno de los centros más concurridos de Oslo durante el verano.

· Edificio neoclásico del Nationaltheatret, construido en 1899 y flanqueado por la estatua del dramaturgo Henrik Ibsen.

·  El Palacio Real, un monumento a la franqueza noruega. Construido entre 1825 y 1848 en un momento en que otras monarquías se preguntaban quiénes eran sus amigos, el edificio continúa de pie, aunque sin murallas ni verjas. Los terrenos (Slottsparken) están abiertos al público y son gratuitos, y aunque no hay una entrada pública al palacio propiamente dicho, el cambio diario de la guardia merece la pena ser visto (13.30 h); una estatua ecuestre de Karl XIV Johan se yergue delante del palacio.

· Los edificios del siglo XIX de la Universidad, casan bien dentro del conjunto monumental, situados al final del centro de la ciudad. Entre ellos se encuentra la Galería Nacional, en Universitetsgata 13, que alberga la mejor colección de arte de Noruega. Esta colección abarca obras religiosas de los siglos XVI y XVII, los tristes iconos de la Escuela Nóvgorod, obras impresionistas y algunos trabajos de Picasso y Braque. Pero el grueso de las pinturas son noruegas, y el lugar estelar de la visita es la sala central dedicada a Munch, en la que se expone una versión de El Grito, y también El niño enfermo, el primero de una serie de cuadros de la hermana moribunda de Munch.

· Rådhus, el moderno Ayuntamiento que se inauguró en 1950 para celebrar el 900 aniversario de la ciudad en la zona más inconfundible de la costanera de Oslo. Aunque a muy pocas personas les gustó el lugar donde se construyó, es innegable que las torres gemelas constituyen una grandiosa manifestación del orgullo ciudadano. El interior (se aprecia mejor en la visita guiada gratuita) fue igualmente contestado al principio, y en gran medida conforma un documento ilustrado de todo lo noruego.

· La vieja estación de ferrocarril Oslo S, donde se encuentra la oficina principal de turismo, se sitúa detrás del Rådhus (Ayuntamiento). Pasada ésta se encuentran los antiguos almacenes de la costanera de Oslo, que han sido reformados para albergar el complejo comercial de alta tecnología de Aker Brygge

· Castillo de Akershus, el monumento más notable del Oslo medieval y bastante separado del centro urbano. Fue construido sobre un promontorio rocoso que mira hacia el puerto, alrededor del año 1300, aunque fue modernizado en el siglo XVII por Christian IV, que lo cercó con los bastiones de piedra del fuerte Akershus Festning, construido con el objeto de resistir los bombardeos de la artillería. Sin embargo, el castillo es recordado por muchos noruegos como la oficina central de los nazis durante la última guerra. Se puede visitar la capilla, los pasadizos subterráneos y las mazmorras. Bastante más entretenido es el Museo de la Resistencia, situado al lado de la entrada al castillo donde a través de excelentes exposiciones se detalla la historia de la guerra en Noruega desde la derrota y la ocupación, pasando por la resistencia hasta la victoria final.

· El Museo Munch, una de las principales atracciones, también se halla situado fuera del centro, en Tøyengata 53. Nacido en 1863, Edvard Munch es el pintor más famoso de Noruega. Sus litografías y trabajos en madera se exhiben en una parte del museo, y en la galería principal se exponen sus primeras pinturas, que junto con las grandes obras de la década de 1890 están consideradas entre las mejores de toda su producción. Además de una penetrante versión de El Grito, también está Dagny Juel, un retrato de la berlinesa Ducha, de quien estaban encaprichados tanto Munch como Strindberg, y el escalofriante Virginia Creeper, una casa que es devorada por una planta. Las pinturas posteriores reflejan un renovado interés por la naturaleza y el trabajo físico, como lo demuestran sus obras: Obreros de regreso a casa, Calle de pueblo, Kragerø y Modelo al lado de una silla de mimbre, que revelan una actitud más feliz e incluso un poco idealizada de su entorno, que también se hace evidente en algunos trabajos como Arando en primavera.

· Parque Frogner contiene uno de los referentes culturales de mayor interés en el Parque de Esculturas y Museo Vigeland, que conmemora a otro artista contemporáneo noruego de renombre mundial, Gustav Vigeland. El parque de esculturas, que Vigeland inició en 1924 y en el que siguió trabajando hasta su muerte en 1943, es realmente una obra fantástica. La fuente central, iniciada en 1907, es una enorme copa que representa el peso de la vida, y está sujetada por esforzados goliats de bronce, mientras que debajo, el agua fluye alrededor de un grupo de figuras de pie y en actitud de juego. El obelisco de 20 m situado en el terraplén y las esculturas de granito agrupadas alrededor forman una masa retorcida que representa el ciclo de la vida vista por Vigeland.

· Península de Bygdøy, situada al sudoeste del centro de la ciudad. Existen dos puertos de escala en la península: primero se para en el embarcadero de Dronningen, y después, en el de Bygdøynes. Las dos atracciones más populares (los barcos vikingos y los museos folclóricos noruegos) se hallan a un corto paseo a pie desde el embarcadero de Dronningen; las otras atracciones muy cerca de Bygdøynes.

· El Museo Folclórico Noruego, en Museumsveien, combina colecciones, en el interior, de muebles, porcelanas y objetos de plata, con las exposiciones, al aire libre, de granjas, casas y otros edificios de distintas épocas. A unos minutos de camino se encuentra el Museo del Barco Vikingo, una gran sala especialmente construida para albergar un trío de barcos vikingos del siglo IX, que tienen plataformas que permiten ver el interior de los cascos. Los tres barcos, hechos de roble, fueron recuperados, hacia finales del siglo XIX, de los predios del cementerio ritual ubicado en el sur de Noruega, cada uno de ellos enterrado bajo una capa de arcilla, lo que explica su excelente estado de conservación. La estrella de la exposición es el barco Oseberg, que se cree era el barco con el que fue enterrada la esposa de un jefe vikingo. Gran parte de los tesoros enterrados con el buque también fueron recuperados, y se exhiben en una exposición en la parte de atrás del museo.

· Museo Kon-Tiki, exhibe la balsa de madera en que Thor Heyerdahl realizó en 1947 la ya legendaria travesía por el Pacífico para demostrar que los primeros pobladores de la Polinesia pudieron haber partido del Perú preincaico.

· Museo Fram, exhibe el barco polar Fram, que llevó a Roald Amundsen hasta la increíble distancia del Polo Sur en 1911; los camarotes de a bordo seguramente horrorizarán a los claustrofóbicos.

· El Museo Marítimo Noruego, es un reluciente edificio nuevo que alberga una colección bastante vulgar de artefactos marítimos. Es probable que se esté más a gusto en la cafetería, situada en un punto muy apropiado con vistas a la bahía, playa y la ciudad.

· Hovedøya es la isla más cercana y también la más interesante, con colinas que se distribuyen entre tierras dedicadas al cultivo y bosques de hoja caduca; cuenta además con las ruinas de un monasterio cisterciense del siglo XII. Hay infinidad de senderos para vagabundear a gusto o ir a bañarse en las playas del sur; frente a las ruinas hay un café abierto en temporada alta. Las islas más escogidas son Langøyene,  la isla más austral del archipiélago y la que goza de mejores playas.