TOKYO

 

 

   
Ver mapa más grande


   

POBLACIÓN: La capital de Japón, con más de 12 millones de habitantes, es una urbe que se extiende implacablemente por todas las direcciones. Se trata de una metrópoli moderna debido a que la mayoría de sus antiguas construcciones son reconstrucciones ya que poco o casi nada sobrevivió al terremoto de 1923 o a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Se divide en 23 barrios (Ku) y cada "Ku" se subdivide en Distritos y éstos a su vez, en "Chome". Y aunque pueda parecer increíble, en Tokyo las calles no tienen nombre y las direcciones se basan en un complicado sistema numérico.

MONEDA: La moneda nacional japonesa es el yen, sin divisiones menores, y en billetes de 1.000, 5.000 y 10.000 o monedas de 1, 5, 10, 50, 100 y 500 yenes. Todas llevan un indicativo de su valor en números arábicos, excepto las monedas color cobre de 5 yenes que tienen como característica definitoria un agujero central.

CLIMA: El mejor período para visitar el país es otoño, aunque también en invierno es recomendable visitar toda la parte sur, y en verano la parte norte. La primavera suele ser muy lluviosa y con fuertes vientos.

PRECAUCIONES: No es recomendable alquilar un coche sin ir acompañado de un guía, porque es fácil perderse, ya que toda la señalización está en japonés. Hay que tener cuidado porque en Japón se conduce por la izquierda y muchos visitantes están acostumbrados a circular por la derecha. Es recomendable recurrir al transporte público.

GASTRONOMÍA: Lo más predominante en la cocina nipona es el pescado, cocinado sobre todo a la parrilla, aunque también hay platos de carne deliciosos como el tonkatsu, filete de cerdo rebozado servido con col cortada en tiras y una salsa especial, o el yakiniku, un plato a base de ternera y verduras exquisito para cualquier paladar. El arroz es un componente fundamental de la dieta japonesa, ya que se toma acompañando casi todas las comidas.

ARTESANÍAS: Si desea adquirir un recuerdo más ligado a la cultura nipona, la cerámica, los artículos de bambú, los kimonos, el sake y té verde, así como los vestidos de geishas son algunas de las opciones que los turistas podrán comprar por todo el país.

ELECTRICIDAD: 110 voltios.

ATRACTIVOS TURÍSTICOS:

·      El Palacio Imperial. Construido sobre los restos del antiguo Palacio de Edo, el Palacio se encuentra rodeado por una muralla con torres y hermosas puertas y un foso interior. Es el corazón de la ciudad y en la actualidad es la residencia de la familia imperial (por lo que no está abierto al público).

·      Santuario de Meiji. Construido en honor del Emperador Meiji (1853-1912), este precioso santuario se encuentra en el claro de un tupido bosque de impresionantes árboles. Se accede a él por una de las tres puertas de madera (torii) de ciprés con más de 1.700 años de antigüedad. La construcción original fue diseñada de acuerdo a las normas más tradicionales de la religión sintoísta. El Santuario de Meiji es uno de los lugares más sagrados de Japón.

·     Templo de Asakusa Kannon (Templo de Senso-ji). Es el templo más antiguo de la capital, además de ser uno de los sitios con más ambiente oriental. Numerosos puestos de variada mercancía se extienden a lo largo de la galería (nakamise) que se encuentra al frente del templo. Fundado en el siglo VII y dedicado a la diosa budista de la misericordia, el templo está presidido por una gran urna para quemar incienso, ya que hay que purificarse antes de entrar en su interior.

·      El Santuario Hie. La antigua casa del dios protector del Castillo de Edo, fue uno de los recintos sintoístas más importantes durante aquel período.

·      Templo de Zojyo-ji. Construido por el shogun Tokugawa, conserva algunas piezas entre las que destaca un Buda negro. El portón lacado en color rojo (1605) forma parte del Tesoro Nacional.

·        Santuario de Yasukuni. De estilo sintoísta fue construido a mediados del siglo XIX. Está dedicado a los más de 2.5 millones de personas que perecieron, víctimas de la guerra, durante la Restauración Meiji.

·       Templo de Sengaku-ji. Este pequeño templo fue edificado en honor del guerrero Asano y sus samurais. Cuenta con un museo que exhibe diversas piezas y armaduras. Todos los días 14 de diciembre tiene lugar una importante ceremonia.

·        Parque Ueno. Inaugurado en el año de 1873 fue el primer parque público de Tokyo. Un paseo por esta zona es imprescindible sobre todo para disfrutar de los espectáculos callejeros y observar cómo se divierten los capitalinos. Aquí se encuentra la Estatua de Takamori Saigo, en honor al samurai que ayudó a la reinstauración del imperio y el Museo Nacional de Tokyo, el mayor del país. Cuenta con la mayor colección de arte japonés: cerca de 90 mil piezas que se van rotando en exposiciones de 4 mil piezas cada vez.

·          Continuando con los museos le recomendamos la visita al Museo Nacional de Arte Moderno de Tokyo, con lo último en arte, al Museo de Artesanía Popular Japonesa, para admirar los productos artesanales como textiles, cerámica o alfarería y al Museo del Papel, el mayor del mundo de este tipo.