ZURICH

 

 

   
Ver mapa más grande



   
   

UBICACIÓN: La capital del cantón de Zurich se encuentra entre las laderas arboladas del Ütilberg y Zurichberg, junto a la desembocadura del Sihl en el Río Limmat, este último recién salido del Lago Zúrich o Zurichsee.

CLIMA: Clima templado debido a los vientos cálidos que soplan del Océano Atlántico. Los meses de verano de junio a septiembre son los preferidos, pues las temperaturas promedio son de 25° C y con poca lluvia. La temporada invernal comienza en noviembre y se extiende hasta abril, cuando la nieve comienza a derretirse, aunque en realidad la temperatura en Zúrich pocas veces es menor a los 0° C.

ACTIVIDADES DEPORTIVAS: Los deportes más habituales en Suiza son los de invierno, como el esquí alpino, el esquí de fondo, el snowboard, el patinaje sobre hielo o los paseos en trineo. El viajero también podrá practicar alpinismo, montañismo y senderismo. Algunos lagos del país permiten practicar la vela y el windsurf, además de rafting, barranquismo, parapente y delta plano.

IDIOMAS: Suiza tiene tres idiomas federales oficiales: alemán, francés e italiano.

MONEDA: La moneda oficial es el Franco Suizo (CHF), que está dividido en 100 céntimos. Existen monedas de 5, 10, 20 y 50 céntimos, y de 1,2 y 5 francos; billetes de 10, 20, 50, 100, 500 y 1.000 francos.

ELECTRICIDAD: La corriente eléctrica es de 220 V a 50 Hz.

GASTRONOMÍA: La cocina suiza recibe influencias de otros países europeos, sobre todo de Francia, Alemania e Italia, dada la cercanía a estos países. De la parte francesa proviene la fondue, que se come mojando el pan en la masa caliente de varios quesos y la raclette, que se prepara con queso fundido.

COMPRAS: Los objetos más típicos que el viajero podrá adquirir como recuerdo son los relojes, las navajas y el chocolate suizo, además de sus exquisitos quesos y algunos textiles de algodón.

 ATRACTIVOS TURÍSTICOS:

          Bahnhofstrasse: está trazada sobre el antiguo Fröschengraben (foso de las ranas) y conduce desde la estación central hasta las orillas del lago. Es la arteria más animada de la ciudad y constituye son duda el barrio de negocios más importante de la Confederación Helvética. A lo largo de esta bonita avenida plantada de tilos hay tiendas de lujo, grandes almacenes, sedes bancarias y edificios modernos.

           Dentro del casco antiguo destaca la catedral o Grossmünster. A ambos lados de la fachada se alzan sendas torres de tres pisos coronadas con cúpulas de madera revestidas de placas de metal. La torre meridional está adornada con una estatua gigantesca que representa a Carlomagno sentado con una espada sobre las rodillas. Por encima de las naves laterales corre una galería. El claustro de origen románico, una hermosa construcción ojival que se abre sobre un patio a través de arcos de medio punto agrupados de tres en tres y apoyados en capiteles delicadamente esculpidos.

          Al otro lado del río se encuentra Fraumünter; esta iglesia fue edificada en el siglo XII sobre las ruinas de un convento de monjas fundado en el 853 por Luis el Germánico. En el interior, las bóvedas ojivales, destacan las vidrieras de Marc Chagall en el brazo sur del crucero y en el presbiterio y de Giacometti en el brazo norte. En el lado sur de la iglesia se hallan los restos del claustro románico decorados con frescos de Paul Bodmer que narran la fundación de la abadía.

        Zúrich tiene una variada oferta de museos, arte, ópera y música para cada gusto. El museo más interesante es el Kunsthaus, sus exposiciones temporales son magnificas y su colección está casi exclusivamente dedicada a la pintura moderna. Y como colofón las obras de Alberto Giacometti que se exponen en un espacio reservado a la fundación que lleva su nombre. También están: el Museo de las Artes Aplicadas de Zúrich, el Sammlu Bürhrle donde se exponen la colección de la fundación con el mismo nombre, el Wohnmuseum o museo del hábitat, el Rietbergmuseum con su exposición de arte oriental.

           Recorrer el río y el lago a lo largo de Limmat-quait, es todo un placer. Hay innumerables terrazas que por la noche son cafés y bares y por el día son plataformas y clubes para los que desean practicar deportes y tomar sol. Durante este paseo encontraremos un parque de diversiones y al final están los jardines del Zürichhorn. La Fundación Le Corbusier está ubicada en estos jardines, y alojada en el pabellón del hombre la última obra que realizó este famoso arquitecto antes de su muerte. También se puede visitar los jardines chinos y el Kursaal.

·              La Iglesia de San Pedro fue construida en el siglo XIII, lo que la convierte en la más antigua de la ciudad. La iglesia está abierta para misas los domingos y para visitarla en cualquier otro día.

·               Mercados de Pulgas: El mercado Burkiplatz se encuentra al final de Bahnhofstrasse, a orillas del lago. Aquí encontrarás una gran variedad de puestos en donde principalmente se venden libros antiguos. El mercado Kanzlei suele ser más discreto y atrae a los amantes de las artes; se encuentra a unos pasos de la Estación Central de Trenes.

·               Lago Zurich: La ubicación de la ciudad en las orillas del Lago Zúrich ofrece un potencial ilimitado para actividades al aire libre, desde veleros, nadar y cruceros en el lago, prácticamente todo es posible, sobre todo en los meses de verano. Las zonas para nadar se abren de mayo a septiembre, y se recomiendan dos sitios en particular: Utoquai, en la orilla oriente, y Mythenquai, en la orilla occidental.

·                Observatorio Urania: El observatorio es una de las atracciones más inusuales de la ciudad y vale la pena ser visitado en días despejados. Se encuentra ubicado en Uraniastrasse, en el corazón de la ciudad, desde donde el telescopio de 20 toneladas ha estado observando el espacio desde 1907.